¡... Y, por fin, Barcelona!

 

Llegan los estudiantes




Este enero, empieza un nuevo año de colaboración entre la universidad de Barcelona y Knox College. Desde hace 40 años, esta pequeña universidad estadounidense ha enviado cada año una selección de sus estudiantes a estudiar castellano en una experiencia de inmerso total. La Universidad de Barcelona da la  bienvenida a estos estudiantes, ofreciéndoles una mezcla de clases en la Historia, Literatura, Arte y Cultura de España. Este programa da la oportunidad de mejorar el castellano, pero también da algo más importante: la oportunidad de aprender una nueva mirada sobre el mundo.


KATY EASLEY Barcelona, España  24/01/10


“Bienvenidos a Barcelona.” Estas eran las primeras palabras que escuché cuando mi avión aterrizó en el aeropuerto de Barcelona, después de casi 12 horas de viaje. Pero yo había estado  esperando este momento más de 12 horas. Había estado esperando casi tres años.


Llegué a Knox College con una meta: en mis cuatro años de Universidad, quería aprender español. Como muchos otros estudiantes, escogí la universidad de Knox porque su programa de Idiomas Modernos es uno de los mejores en los Estados Unidos. Los estudiantes que escogen “El Español” como carrera de estudios saben que tendrán que trabajar, pero también saben que al final de sus estudios, tendrán un nivel lingüístico bastante bueno.


Durante sus primeros dos años, los estudiantes de español toman clases intensivas en el recinto de Knox College en los Estados Unidos. Aprenden gramática básica, vocabulario, y un poco de historia y cultura. Estas clases de preparación no son fáciles, pero el aprendizaje no comienza de verdad hasta que no llegan a un país hispanohablante. “¿Como se puede aprender una lengua, sin vivir inmerso en ella?” He escuchado esta frase muchas veces, de cada profesor de lengua que he tenido. Y es verdad.


En sus primeros días en Barcelona, muchos de los estudiantes sufrieron sensaciones de desorientación. No es fácil hacer la transición de una lengua a otra, de una cultura a otra tampoco. Pero poco a poco los estudiantes se van acostumbrando a lo nuevo, y las cosas que comenzaron tan distintas y exóticas, rápidamente pasan a lo cotidiano.


A medida que los estudiantes se acostumbran a la vida de Barcelona, empiezan sus primeras clases en la Universidad. Como la mayoría de las clases en la UB se enseñan en catalán, la UB y Knox trabajaron junto para creer clases especiales es español. Los estudiantes de Knox pueden escoger entre cuatro o cinco clases cada trimestre. La mayoría toma una clase de composición para mejorar su castellano, y también toma dos o tres clases sobre la Política, Historia, Cultura, Cine o Arte de España. También tienen la oportunidad de “oír” clases normales de la Universidad de Barcelona. Muchos aprovechan  esta oportunidad para conocer estudiantes españoles. 


Knox College también ofrece otras oportunidades para conocer Barcelona. Cada estudiante vive con una familia adoptiva que le enseña mucho sobre la ciudad, el castellano, el catalán y mucho más. “La vida es otra escuela,” dijo Lolita, la señora con quien yo vivo. Y de hecho, he aprendido mucho de ella. Además, Knox lleva a sus estudiantes a varias excursiones educativas para ver otras partes de España. Y por supuesto, el director del programa está siempre dispuesto a ayudar a los estudiantes a realizar sus propias metas. No importa que sea una clase de yoga o un partido de fútbol, el director Fernando Gómez y su ayudante Stephanie Rogers ayudan a los estudiantes a integrarse en la vida de Barcelona.


Después de su tiempo en Barcelona, los estudiantes de Knox regresarán a los Estados Unidos. Y habrán aprendido más que castellano. Cuándo uno vive en una cultura nueva, aprende una nueva manera de ser, una nueva manera de ver el mundo. Experiencias de inmersión cultural y lingüística enseñan lecciones que no se puede aprender de ninguna otra manera. El mundo es la mejor escuela.

Katy Easley, estudiante del curso de invierno, piensa que experiencias como la  inmersión cultural y lingüística enseñan lecciones que

no se puede aprender de ninguna otra manera.

El mundo es la mejor escuela.

Y para leer la perspectiva de Alexandra Rauland, clica aquí.

El grupo del invierno (primera fila, de la izquierda a la derecha): Caitlin Fones, Will Schwartz, Nea Larson, Katy Easley, Ali Koetters (DePaul), Rachel Talpers y Cassie Bjork.  Segunda fila: Katy Renfro, Mary Reindl, Colleen Larsen, Helen Hapner, Alex Rauland, Stephanie Rogers (Ayudante) y Fernando Gómez (Director).  No salen en la foto: Emelyn Daly (Barnard), Alice Fredrickson, Felipe Borman y Michael Tam.