Crónicas

 

Nuevas tradiciones de la Mercè

Las luces del Parc de la Ciutadella

maravillan a Barcelona













    Una serie de espectáculos en que la luz sirve como protagonista dan nueva vida a un parque tradicionalmente ignorado durante las noches de la Mercè en años pasados. Las puertas se quedan abiertas después de la puesta del sol y un ambiente diferente empieza. Pasear por los caminos, no es un parque de verdes brillantes y rayos frescos sino una oscuridad iluminada gentilmente por lámparas con forma de flores suaves y de colores pastel. La sensación calmada es un lado diferente de este festival, y con los espectáculos del parque, hay actividades para todos tipos de gente. Cada noche esta Mercè, El Parc de la Llum, invita a la gente a explorar la oscuridad y dejar vagar la imaginación.












Maestros de luz

    La empresa francesa Cosmo AV, especializada en proyecciones monumentales, captura la atención del público. La exposición primero transforma la cascada del parque y su escultural Venus en escenas desde una reina disco de los 70 hasta la madre de Los Simpson. Con la música apropiada, la gente en el parque viaja desde la prehistoria hasta el futuro, en particular “La guerra de las galaxias”. <<Tratamos de crear escenas familiares para toda la gente. La participación activa tiene mas éxito, en nuestra opinión>>, explicaba John Smith, director del proyecto. Y es verdad, que la gente reconoce los temas y responde con baile y ooohs y aaahs, sonidos universales en una multitud muy diversa. El siguiente espectáculo empieza en un escenario al lado de la cascada, continuando la serie inmediatamente.  Los británicos Gandini Juggling muestran un ejercicio de malabares luminosos. Aunque la visión del espectáculo es un poco difícil para las últimas filas, vale la pena llegar temprano para disfrutar el talento. Ellos alumbran el cielo con círculos destellados y ejercicios complicados e intricados. Niños y adultos por poco pueden mantener su entusiasmo. <<Nunca había visto esto en mi vida>>, decía una mujer joven, una frase que parece común en esta multitud. Pronto el fin llega, pero una fecha iluminada misteriosa aparece. La gente se da cuenta de que les esta invitando a otro lado del parque, otra atracción. El gran fínal, el tercer espectáculo combina la luz con el agua. Un baile moderno en el lago del parque usa chorros de agua, fuentes burbujeando y láseres de colores diferentes. Se llama Splash!. El baile es de la imaginación de Franc Aleu, colaborador de La Fura. Después del baile, rodeado por sus cinco bailarinas, Aleu expresaba orgullo del éxito. <<Fantástico, siento que la gente ha disfrutado y nosotros hemos disfrutado. Gracias Barcelona>>.













Buenas noticias para los vecinos

        <<Fíjate, yo dije que nunca hay nada en el parque excepto para los niños durante el día>>, comentaba una mujer que vive cerca del Arco de Triunfo, <<!Qué sorpresa! Me gustan las luces, me gusta el ambiente. Es lo mejor de la Mercé este año>>. El público expresaba satisfacción en general con los espectáculos, elogiando las diversiones para toda la familia sin las grandes cantidades de gente de fiesta que tradicionalmente marcan las festividades de la Mercé durante la noche. Pero también, los más satisfechos son los vecinos del Arco de Triunfo. <<El año pasado, hubo conciertos de rock sin fin, hasta la salida del sol. Hubo un estrado grande y la gente se volvía loca. No tengo mucho interés en estas cosas, y para mi, fue una pena que no me dejó dormir en tres días>>, explica un hombre. El siente que es mejor situar las actividades en un parque, donde hay mas espacio para disfrutar y también mas separación de los que no quieren participar. <<Entiendo que es una fiesta famosa y tradicional, y quiero que tenga éxito, pero no sé por qué la ciudad nunca ha pensado en esta solución antes de este año>>. La gente y los vecinos del barrio están de acuerdo en que el Parc de la Llum es una tradición nueva que debe continuar.


Todavía fuego, simplemente más suave

    Los espectáculos se quedan con una característica esencial de la Mercé, el fuego, pero de una manera mucho mas sutil y amable para multitudes grandes. En la oscuridad, las luces demuestran la belleza de la iluminación, sin el poder y la fuerza de las llamas. <<Nosotros queremos hacer algo un poco diferente este año, mientras recordamos la tradición, por supuesto. Es importante que haya una mezcla de nuevo y antiguo. La gente está aburrida cuando es todo lo mismo y las tradiciones son las columnas de este festival. Es difícil planear perfectamente>>, explicaba el jefe de programación la Mercè 2010, Ricardo Rodríguez. <<También, nosotros queremos crear un ambiente familiar durante algunas actividades de la noche. Queremos romper la idea de que la Mercè, después de la puesta del sol, solamente es para los jóvenes que están buscando una fiesta>>. La presencia de familias, hijos en brazos, mirando los espectáculos emocionantes, ha tenido éxito.

Danielle Daly nos presenta una nueva perspectiva

de las fiestas de la Mercé

en Barcelona.

Y para leer el artículo de Evan Feeley, clica aquí.